Yo nací en un hospital y tan mal no estoy…‏

CABARETIN.PRO.preparTo

Me caso.

Ay no, me parto, o más bien, parte de mí se parte de risa y la otra, mi compañera, para para parir.

Y no me río de ello, no, sólo que la vida a veces pide visa. Y como no tengo crédito, propongo.

Te invito a que te pases, un domingo no cualquiera que es 19 de abril. ¿Seis de la tarde te parece bien? También a las siete, y a las ocho que cinco horas estaremos presentes pendientes de la improvisación, de lo que se dé entre quienes estemos. Juego que suma comida y cerveza, santo grial de lo pagano. Y no lo hacemos paganá, sí para abrir el canal del parto sin prisas ni imposiciones de bata blanca, con amor en el proceso y cuidados de vagina ¿lo imaginas?. Momento a momento en lo que necesita una mujer, María por caso, Rocío de la mañana que podrá ser noche si bebé y ella lo necesitan.

<<El día que vengas, pequeño, ese será el bueno entre comillas que ya sabrás leer entre líneas.

Tu nombre por venir, tanteos haylos, pero ven cuando quieras a encontrar tus ojos con los nuestros.

Aquí estamos para recibirte entre blandos que ya habrá tiempos para duros inciertos.>>

Y para quien no se entere de ná, aquí el mensaje hospitalario:

Qué: Encuentro para comer, beber y disfrutar de improvisaciones y otras propuestas.

Cuándo: Domingo 19 de abril, desde las seis de la tarde hasta las once de la noche. (puedes pasarte un rato o vivir las cinco horas con nosotras, estará vivo y no sabremos cuando pasará algo…)

Objetivo más allá de disfrutar de lo lindo: recaudar fondos (hasta 1800 euros) para pagar los servicios de un parto natural que se prevee para finales de abril (con dos matronas, Sonia y Rafa y una doula, Luz acompañando-asistiendo a la casi ya madre María del Rocío López Cano)

Dónde: Nave “Espacio Vacío” en corralones del Pelícano, Sevilla. (que generosamente nos cede el espacio para contribuir con la causa de la que son sensibles también, gracias Sandra)

Si vienes a las seis vivirás todo el proceso. Un útero que recoge y que se contrae primero irregularmente y luego cabalga a ritmo constante que anuncia una luz, el milagro de la vida que se abre paso. BIENVENIDA.

Gracias por reenviar esta carta a tus queridas compañeras de viaje en la vida.

Yo nací en un hospital y tan mal no estoy y podríamos ahorrarnos esto ¿verdad?

Pero que quieres que te diga, si ya sé los métodos de uno y otro mundo.

Gracias mujer por todo lo que sostienes, quizá algún día todas podamos comprender.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: