¿cómo lo llamo?

IMPROVILLANO, escuela de SÍ.

Es cuela con pañía ¿cuela?

Uno se hace haciendo, entrenando en un laboratorio-taller.

Eso le da destreza y un lugar a salvo para investigar. Y todo eso: al espectáculo, a la calle, a espacios no siempre habituales donde el público puede llegar incluso a no saber que lo es.

Ciertas personas acompañan en el viaje, gente que quiere ampliar las facetas de su horizonte. Algunas ocupan un lugar de múltiples escenarios. El resto lleva su aprendizaje a rincones de la vida, sin más pretensión que vivirla con más conciencia.

La Escuela nutre la Compañía. La Compañía es el resto del aprendizaje.

marcapáginasIMPROVILLANO